Totalitarismos: Hitler y Mussolini

Para poder analizar los acontecimientos a veces se dice que es necesario tener cierta perspectiva histórica: poder analizar los hechos una vez ocurridos, viendo sus causas y sus consecuencias. Sin esta perspectiva a veces los análisis políticos son arriesgados, y solo el tiempo podrá decir si los comentaristas de la política actual tenían razón o se equivocaban. Como muestra podemos ver dos artículos que dejo a continuación sobre el ascenso de Hitler al poder, con dos posturas diferentes de dos medios españoles de la época, una en la que se le ensalza, y otra en la que se ve en él a un hombre de paja al servicio de los poderosos.
"Hoy ha sido un día trascendental en la historia de Alemania. Hoy ha emprendido este pueblo un nuevo camino que nadie sabe adónde conduce, pero que es nuevo. No es posible dudarlo tras de haber visto el increíble entusiasmo de la manifestación que a las diez de la noche aún desfilaba por la Wilhelmstrasse. Primero las milicias racistas con sus antorchas y sus banderas, trémulas de emoción y orgullo; luego el pueblo con su mezcla de chicos y grandes, pobres y ricos, ronco de vitorear y cantar la guardia en el Rin y el «Deutschland Über Alles», todos iban desfilando, roto el orden por el entusiasmo,y el ritmo por el anhelo. Y cuando un niño trepando por la ventana baja de la cancillería ofreció a Hitler la rosa roja de su emoción, el pueblo, borracho de fervor, ha dado unos vítores que han de tardar mucho en ser extinguidos. Hindenburg, tras los cristales de la ventana, también parecía satisfecho de su acuerdo."El Debate" (Madrid)31 enero 1933


"¿Hitler en el poder? ¿Dictadura naziQuien tiene el poder en Alemania y no sdecide a afrontar la peligrosa aventura dla dictadura a cara descubierta es la camarilla presidencial. Son los junkers, loterratenientes poderosos y los alcotanes de la gran industria que manejan a su capricho -engolosinándole con la posibilidad de una restauración monárquica y haciéndole miedo con el bolchevismo-- a la gloriosa senilidad del mariscal Hindenburg[ ... ]. [En cuanto a Hitler] El Führer está dispuesto a prescindir de todo programa, leyenda, quito, masas, menos de su vanidad. Ya que no puede ser un Mussolini, que le dejen parecerlo. Ya no es capaz ni siquiera de fingir --como el Führer italiano- una marcha sobre Berlín, que lootros -sus empresarios- finjan ponerse a sus órdenes. Naturalmente le otorgagustosos lo que pide."El Liberal" (Madrid), 31 enero 1933

El siguiente documento da una idea de los servicios que se pedían por el bien del estado -que estaba por encima de todo-, y de la política racial de los nazis: fomentar la natalidad de la raza aria pura para así engrandecer al ejército y la nación, así como eliminar a los elementos perjudiciales para el futuro de dicha raza.
(Por iniciativa de la Oficina Central de la raza y Población de Alemania comenzó a funcionar en diciembre de 1935 la Sociedad «Lebensbom» que dirigía hogares en orden a fomentar la «procreación dirigidas.)

"El porcentaje mayor de las jóvenes voluntarias que se introducían en la cadena de la procreación dirigida procedían de la Juventud Hitleriana Femenina y del Servicio de Trabajo Obligatorio. Estas muchachas eran sólidamente adoctrinadas para la función que debían llevar a cabo. Y la tarea presentaba pocas dificultades debido a que en su mayoría eran adolescentes de quince o dieciséis años cuya receptividad psicológica estaba virgen aún, al igual que su condición fisica, por lo que estas muchachas eran sin duda valoradas en su justa medida por los encargados de ponerlas en estado. Por lo demás, la burda propaganda insistía en que de lo que se trataba era de un deber: un emparejamiento-deber de Estado en sustitución de emparejamiento-placer. No es extraño, entonces, que en las manifestaciones y correspondencia de estas jóvenes nunca se trasluzcan sentimientos de amor. Palabras como placer o sexualidad carecen de su dimensión real para ellas. Lo único que saben es que están contribuyendo con su aportación personal y voluntaria a la granconstrucción del indestructible edificio del Reich de los mil años.
Prácticos hasta lo inaudito, los nazis consideraban el amor de la pareja, el florecimiento de ese amor mediante el acto camal, como invenciones judeo-cristianas que lo único que conseguían era convertir al hombre en esclavo de sus sentidos.
Las Lebensborn fueron una invención que, al contrario de lo que pretendían sus reglamentos, se crearon exclusivamente para servir a los hombres. La idea motriz consistía en negar cualquier vínculo que no fuera el entregarse totalmente a la construcción del gran imperio germánico, del nacionalsocialismo más radical. Himmler repetía que cada miembro de la Orden Negra debía proporcionar al Estado cuatro hijos por lo menos [ ... ]. La funcionalidad última de la ideologia nazi insistía en dos aspectos fundamentales en lo que al individuo -hombre y mujer- se refería: el hombre haría la guerra y la mujer los hijos.
Partiendo de esa seguridad, el hombre soltero hará lo que mejor le parezca. La única exigencia es que esté de acuerdo con los criterios raciales establecidos [ .. .].
«Un tipo listo -decía un teórico de la raza- es suficiente para veinte jóvenes dispuestas a tener un hijo. La monogamia es una insensatez, contraria a la naturaleza.» Y en lo que a las mujeres se refiere, se las aconsejaba no forzar a los hombres a casarse por el simple motivo de que les hubieran hecho un hijo, pues las Lebensbom, en caso de dificultad, se harían cargo sin problema del niño. En última instancia un eficaz engranaje por medio del cual los miembros de las SS se liberaban de cualquier compromiso."ABAD. I. J.: La «seleccion» de la raza aria «Lebensborn». Madrid, rculo de Amigos de la Historia, 1976, pp. 82-84.



  • Enlaces con información sobre el programa de eutanasia T4 y el holocausto: 



BIOGRAFÍA DE BENITO MUSSOLINI (4 Partes):




APOCALIPSIS. EL ASCENSO DE HITLER:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolución de la máquina de vapor y aplicaciones

Vocabulario geográfico VI: sector primario

Vocabulario geográfico IV: demografía