La actividad industrial

Según la posición en la fase de producción industrial y el destino del producto podemos distinguir entre:
  1. Industrias de Base: Son aquellas que inician el proceso productivo, transformando materia prima en productos semielaborados que utilizan otras industrias para su transformación final. Se suele llamar también industria pesada. Por ejemplo la Siderurgia, que transforma el mineral de hierro en acero, que será utilizado por otras industrias en la fabricación de bienes de consumo o equipo.
  2. Industrias de bienes de equipo: Son aquellas que se dedican a transformar los productos semielaborados en equipos productivos para equipar las industrias o realizar otros procesos económicos como el transporte, la construcción... Sería fabricación de maquinaria, equipos electrónicos, ferrocarril, tractores...
  3. Industrias de bienes de consumo: Son aquellas que fabrican bienes destinados al uso directo por parte del consumidor (textiles, productos farmacéuticos, electrodomésticos, etc.). Se suele denominar también industria ligera.
Fuente: Vicens Vives
Tipos de empresas según distintos criterios:

S. Cooperativas
La sustitución de la producción artesanal por la producción industrial se llevó a cabo en el s. XVIII, en el proceso conocido como Primera Revolución Industrial. Aparecieron las fábricas, las máquinas (máquina de vapor) y nuevas fuentes de energía, como el carbón. En Reino Unido se desarrolaron las industrias textil y siderúrgica, así como los transportes, debido al ferrocarril. Esto impulsó un nuevo sistema económico, el capitalismo.

En la Segunda Revolución Industrial a partir de 1870, la industria se expande por Europa, EE. UU. y Japón, fundamentada en nuevos inventos y fuentes de energía (el petróleo y la electricidad). La competencia entre empresas aumenta, apareciendo las concentraciones empresariales y nuevos métodos de producción para ahorrar costes. Este es el caso del fordismo:


Con el uso de la informática, la robótica y las telecomunicaciones e Internet, podemos hablar de una Tercera Revolución Industrial, caracterizada por la rápida distribución, la gran capacidad de innovación. El nuevo modelo de producción se denomina postfordismo:
  • Una mayor flexibilidad laboral, con contratos más precarios
  • La deslocalización de la producción, que se reparte entre muchas fábricas por todo el mundo
  • Abandono de la producción en masa para producir según la demanda
Si los factores de localización industrial clásicos eran la proximidad a las materias primas y fuentes de energía, y el acceso a mano de obra y consumidores, esto ha cambiado, buscándose ahora la reducción de gastos y el aumento de beneficios, buscando lugares donde la mano de obra es barata o en el caso de industrias que requieren una alta cualificación, se busca estar cerca de las universidades y parques tecnológicos, generalmente en los países desarrollados.

Fuente: Vicens Vives
La deslocalización industrial, consistente en la desconcentración (no solo se produce en una fábrica, sino en muchas por varios lugares) y desestructuración (se separan los procesos productivos en fábricas repartidas por el mundo) de las industrias ha sido posible gracias al desarrollo de la informática, las nuevas tecnologías y el transporte y las comunicaciones. Busca obtener el máximo beneficio buscando países donde las condiciones laborales o la legislación medioambiental sean poco exigentes. Esto está suponiendo también la precarización del trabajo en algunos países desarrollados, dando un enorme paso atrás en los logros obtenidos por los obreros tras una larga lucha histórica.
Fuente: Vicens Vives

DOCUMENTAL: CHINA BLUE

Comentarios

Entradas populares de este blog

Evolución de la máquina de vapor y aplicaciones

Vocabulario geográfico VI: sector primario

Vocabulario geográfico IV: demografía